¿EN DÓNDE ESTÁ CUMORAH?

En relación con la pregunta, ¿Dónde está el Cerro de Cumorah?, por mucho tiempo ha existido confusión en algunos lectores del Libro de Mormón.
Algunos creen que Cumorah está donde el profeta José Smith desenterró las planchas sagradas, otros creen que no es así, dicen que es donde se llevaron a cabo dos guerras mencionadas en el Libro de Mormón.

El Libro de Mormón narra una historia relacionada a un importante cerro con dos nombres, en dos eventos diferentes: Rama y Cumorah.

Batalla Jaredita.
El primer evento importantes tiene que ver con una batalla en la época jaredita, antes del año 600 antes de Cristo.
Se dice que en esa batalla murieron millones de Jareditas en un lugar llamado “Rama”.

Batalla Nefita.
El segundo suceso tiene que ver con otra batalla, esta vez los nefitas contra los lamanitas en el año 385 d.C. El profeta Mormón padre de Moroni, encabezó al ejército nefita en una batalla que libraron contra los lamanitas.
La crueldad de la batalla acabó con un triste final en donde solo quedaron vivos 24 nefitas de su ejército que era de 230,000 guerreros. Los lamanitas los vencieron.

Ambos sucesos o batallas, sucedieron en el mismo cerro.
Como dato interesante debemos recordar que al otro lado del mundo, en Jerusalén, también hubo un cerro llamado “Ramá”, Ese cerro tuvo el mismo nombre que el de los jareditas, incluso está citado en el Biblia en 2 Samuel: 19-22.
Siguiendo con el tema del cerro Rama/Cumorah, Moroni relató que en ese mismo cerro, su padre Mormón, había ocultado los anales que eran sagrados para los fines del Señor.
Es decir, en un cerro con dos nombres: Rama llamado por los jareditas y Cumorah por los nefitas, se llevaron a cabo tres eventos importantes:

  1. Una batalla entre los jareditas antes del año 600 antes de Cristo.
  2. La batalla final entre Nefitas contra lamanitas en el año 385 d.C.
  3. El enterramiento de algunas planchas sagradas por medio de Mormón en el año 385 d.C.

En efecto, en el cerro de Cumorah, Mormón escondió todos las planchas que El Señor le había confiado. Pero unas pocas las entregó a su hijo Moroni, quien 36 años después añadió algunos escritos mas. Esas planchas fueron a la larga El Libro de Mormón, y fueron enterradas muy lejos del cerro de las batallas mencionadas.
Para tener una idea de donde está Cumorah, iniciemos con su posible significado.
Ha sido muy difícil saber su traducción, pero el maestro Adán Rocha ha propuesto que la palabra se puede deletrear así en hebreo:
Qum= significa “Levantarse”
Mor= significa “De luz”
Ra (mah)= significa “Meseta”
Cumorah= significa “La meseta que se levanta en la luz”.

(Cerro Pajapán).

Ahora bien que características topográficas y geográficas debe tener el Cerro de Cumorah?.
El Libro de Mormón señala que el cerro debe tener las siguientes características:

  • Debe estar en una región de “muchas aguas, ríos, y fuentes.
  • Debe estar cerca de una costa.
  • Debe ser grande, tanto como para alcanzar a ver miles de cuerpos.
  • Debe estar en una zona volcánica.
  • El cerro debe ser un referente muy conocido y significativo.
  • Debe haber vestigios de dos lenguajes.
  • Debe haber talleres de armas de obsidiana.
Cerro Pajapán.
cerro Vigia

Ahora bien, la mayoría de los estudiosos del Libro de Mormón ubican a Mesoamérica como el área cultural donde se llevaron a cabo, los eventos del Sagrado Libro, con este supuesto, el cerro de Cumorah, debió estar en esta Área Cultural, no en otra.
Asi que hay dos propuestas para localizar a Cumorah en Mesoamérica; la primera dada a conocer por Palmer y otros investigadores SUD muy profesionales. Me refiero al “Cerro Vigía”. Se encuentra en la zona olmeca, cerca de una población llamada San Andrés Tuxtla.
El otro lugar es “Pajapan”, es una propuesta relativamente nueva y poco conocida, se propuso este lugar porque desde la cima se logra ver el mar, porque abajo hay un valle, porque hay culturas del tiempo de los jareditas y de los nefitas, porque hay dos idiomas en el lugar, porque está en un lugar cercano a la fabricación de obsidiana etc, etc.

El cerro de Nueva York.
Ahora bien, a mas de 1,000 kms. de distancia de lo que fue Mesoamérica, en 1823, Moroni, el profeta que escondió las planchas cuando estaba vivo, alrededor del año 421 d.C. apareció resucitado a José Smith en su casa de Estados Unidos, y le dijo que muy cerca de su hogar estaban enterradas unas planchas que pronto las podría sacar.

Colina en Manchester, Nueva York, donde José Smith encontró las planchas

José Smith escribió lo siguiente: “Cerca de la aldea de Manchester, Condado de Ontario, Estado de Nueva York, se levanta una colina de tamaño regular, y la mas elevada de todas las de la comarca. Por el costado occidental del cerro, no lejos de la cima, debajo de una piedra de buen tamaño, yacían las planchas, depositadas en una caja de piedra…” (el testimonio del Profeta José Smith, L.M.)
Del anterior escrito, podemos ver que José Smith, no mencionó que el cerro se llamara Cumorah. ¿Por qué razón?, porque no se llamaba así, el nombre se lo pusieron después como un simbolismo o como una conmemoración, incluso por alguna otra razón, pero no se trata del cerro Rama de los jareditas ni el Cumorah de los nefitas.
Entonces en la Restauración del evangelio, ¿quién empezó a hablar de Cumorah en Nueva York, donde el profeta José Smith desenterró las planchas sagradas?
Parece ser que fue Oliverio Cowdery, quien parece haber sido el primero que llamó “Cumorah” al cerro de Nueva York (Cowdery, 1835). Y tampoco sabemos la verdadera razón.
Sabemos que, desde la época de la restauración, al igual que muchos miembros de la iglesia, algunas autoridades generales han dado su opinión respecto a la verdadera ubicación del cerro de Cumorah. Pero como dije anteriormente, aun nadie sabe con exactitud su localización.
En resumen, he señalado porque es difícil de aceptar que el cerro de Manchester Nueva York, donde José Smith encontró las planchas fue Cumorah.
Ese nombre le dieron en la época de la “Restauración”, tal vez como símbolo de un lugar sagrado.

Cerro Pajapán visto desde el mar

Hubo un cerro de Cumorah, eso es irrefutable, está escrito en el Libro de Mormón. En dicho lugar hubo batallas entre jareditas y siglos después, la batalla final entre nefitas y lamanitas.
Varios autores propusieron a Mesoamérica como un lugar donde puede estar Cumorah.
Hay dos propuestas importantes que podrían calificar para ser el cerro Cumorah, uno es el “Cerro del Vigia”, el cual esta en una zona cultural olmeca y la otra propuesta, la mas reciente, es el cerro de “Pajapan”, también en zona olmeca, pero son solo propuestas, aún nadie lo sabe, vamos a esperar.
Poco a poco, la verdad saldrá a la luz.

FUENTES

RECURSOS RECOMENDADOS

Arqueología del Libro de Mormón | FaceBook

Arqueología del Libro de Mormón | Youtube

“Central del Libro de Mormón:


 

OTROS ARTÍCULOS INTERESANTES

EL MESÍAS EN MESOAMÉRICA

Este es un tema bastante controversial porque muchas personas no creen en Jesucristo, otros más creen, pero no saben que resucitó, y muchos saben de Jesucristo, que resucitó, pero no creen que viniese al continente americano después de su resurrección. Lo anterior Parece un juego de palabras, pero es la manera de empezar para explicar la importancia de un evento que no pasó desapercibido en nuestro continente.

En el año 33, después de su muerte, a los 3 días resucitó. Previamente había dicho a los apóstoles que: “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor” (Juan 10:16). Se refería a que también había gente en América que necesitaba ministrar.

Según el Libro de Mormón, menciona que se dieron señales tanto de su muerte como de su resurrección. (Helamán 14:20-27).

En Mesoamérica se conoce mucho del dios de túnica blanca y barbado que vino del cielo para estar con los hombres.
Al Dios vestido de túnica blanca que descendió del cielo a la tierra le llamaron Quetzalcóatl, que significa serpiente quetzal o “serpiente emplumada”, dando a entender que la serpiente representa la tierra y las plumas de quetzal representa el cielo. El dios del cielo que bajó a la Tierra.

Suena raro que a Jesucristo lo representaron con una serpiente en Mesoamérica, pero recordemos que también en Israel lo representaron con una serpiente. Lo podemos ver en la escritura de Números 21:8  donde al Salvador se le representó como una serpiente de bronce, “…y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía”. (Números 21:9). 

El otro animalito que en Mesoamérica se le tomó para representar al Jesucristo fue el quetzal, ave maravillosa que tiene una cola de 60 centímetros de largo, que cuando vuela se ve magnifica en los cielos. Fundidos los dos animalitos; serpiente y quetzal dan como resultado una “serpiente voladora”: una “serpiente emplumada”.

Cristo vino a América después de su resurrección, y quedaron muchas representaciones arqueológicas del importante suceso. Por todos lados hay evidencia; por ejemplo Fernando Alba Ixtlixóchitl menciona que:

“Hallábanse en la mayor prosperidad, cuando llegó á esta tierra un hombre á quien llamaron Quetzalcóatl y otros Hueman, por sus grandes virtudes, teniéndole por justo, santo y bueno, enseñándoles por obras y palabras el camino de la virtud y evitándoles los vicios y pecados, dando leyes y buena doctrina; y para refrenarles de sus deleites y deshonestidades les constituyó el ayuno…”

“…se volvió por la misma parte de donde había venido, que fué por la de Oriente, desapareciéndose por Coatzacoalcos y al tiempo que se fué despidiendo de estas gentes, les dijo que en los tiempos venideros, en un año que se llamaría Ce Ácatl, volvería y entonces su doctrina sería recibida, y sus hijos serian señores y poseerían la tierra, y que ellos y sus descendientes pasarían muchas calamidades y persecuciones; y otras muchas profecías, que después muy á la clara se vieron”.(Ixtlixóchitl).

En todas partes hay evidencia de la visita del Mesías a este continente. Para muchas personas puede ser nuevo este relato, para otros es muy conocido. Sin duda alguna hay mucha controversia al respecto. Pero el Libro de Mormón siempre ha dicho la verdad y nunca ha sido acusado de mentira con bases firmes.

Los códices están llenos de ejemplos del Dios barbado que vino a este continente. Otro caso es el Códice Borgia donde representan a Quetzalcóatl a lado derecho del árbol de la vida, en oposición a Tezcatlipoca que está a la derecha. En este caso además de ver la representación del bien, también vemos la representación del mal.

Quetzalcóatl se conoció en todo el continente americano. En Mesoamérica se le nombró en diferentes lenguas: Kukulcán entre los mayas, Cocijo entre los zapotecas, Gucumatz para los mayas quichés de Guatemala, Bochica en Colombia, Viracocha en Perú, etc.

Para todas las culturas prehispánicas, fue el mismo dios con diferente nombre. El Dios que vino a este continente después de su resurrección. El que del cielo vino a la” Tierra Prometida”.

Quetzalcóatl fue “El Mesías Resucitado”. Todo Mesoamérica lo supo, por lo mismo fue representado de diferentes maneras.
Como ya dije anteriormente, al Mesías se le representó como la serpiente voladora, dicha representación se puede observar en el hermoso vuelo del quetzal.

El quetzal es un ave maravillosa que se reproduce en Mesoamérica, sus plumas fueron utilizadas en penachos, por los principales gobernantes.
Todo sacerdote de Quetzalcóatl, utilizó plumas de la preciosa ave para significar su divinidad.

Los códices muestran a Quetzalcóatl con plumas de quetzal en su cabeza.

Un evento de tal magnitud, como fue la visita de un ser resucitado como Jesucristo a América, no pasó inadvertido, por eso las culturas mesoamericanas, le inmortalizaron en códices, templos y leyendas.

Aun en la Conquista, Los mismos españoles se sorprendieron al enterarse de que los pueblos de Mesoamérica esperaban al Dios de vestimenta blanca y barbado.
En resumen, El Libro de Mormón relata la visita de Cristo al continente americano después de su resurrección, este acontecimiento único también quedó registrado en las culturas de Mesoamérica; Tanto en códices, en piedra y en leyendas, se escribió de la visita del Mesías a las culturas prehispánicas de este continente.

Las culturas mesoamericanas le llamaron Quetzalcóatl, nombre que significa “serpiente emplumada”, para significar los atributos del Dios que del cielo bajó a la Tierra para ministrar a los hombres.

Las evidencias del Mesías en nuestro continente están por todos lados, es cuestión de saber verlas.
Cristo vino a América y les dijo a sus pobladores: “Y de cierto os digo que vosotros sois aquellos de quienes dije: Tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo yo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño y un pastor”.

OTROS ARTÍCULOS INTERESANTES